Aplazamientos de IVA desde 1 enero 2017


subvenciones-grande

Aplazar o fraccionar el IVA ya no es posible desde el 1 de enero

Los miles de pymes y autónomos que aplazan el IVA ya no podrán hacerlo en 2017

El paquete de medidas en el ámbito tributario aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 2 de diciembre afectarán a miles de pymes y autónomos que solicitan cada trimestre el aplazamiento o fraccionamiento del pago del IVA.

Entre las numerosas medidas incluidas en el Real Decreto Ley 3/2016, publicado en el BOE el sábado 3 de diciembre, figura una que está provocando alarma entre los empresarios a medida que la van conociendo:

El Real Decreto modifica el apartado 2, del artículo 65 de la Ley General Tributaria de 2003, introduciendo

“nuevos supuestos en los que no se podrán aplazar o fraccionar las deudas tributarias”, entre ellas, “las derivadas de tributos repercutidos, salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no hayan sido efectivamente pagadas, dado que el pago de tales tributos por el obligado a soportarlos implica la entrada de liquidez en el sujeto que repercute”

No se menciona la palabra IVA porque la medida afecta también al pago de los Impuestos Especiales, según confirman desde la Agencia Tributaria, que justifica así la decisión: “El motivo es evitar los aplazamientos de pago en supuestos en que el obligado ha cobrado la cantidad correspondiente al impuesto repercutido (IVA o Impuestos Especiales), puesto que, en caso contrario, el aplazamiento supondría un mero instrumento de diferimiento del pago de las obligaciones tributarias y de obtención de financiación”.

El aplazamiento o fraccionamiento del pago del IVA es un instrumento que había servido a muchas empresas para lograr un respiro durante la larga crisis económica. El coste en intereses en 2016 es del 3,75%, sin necesidad de garantías si son menos de 30.000 euros, según una orden ministerial aprobada hace sólo un año, que amplió ese límite de 18.000 a 30.000 euros.

 

La novedad más destacada es que ya no será posible el aplazamiento o fraccionamiento de determinadas obligaciones tributarias, las más importantes son las siguientes:

  • No se podrán aplazar ni fraccionar las retenciones e ingresos a cuenta.
  • Se elimina la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de las obligaciones tributarias que deban cumplir los obligados a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.
  • Se elimina la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de los tributos repercutidos, es decir, del IVA. Únicamente se podrá aplazar en el caso de que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

Una excepción “difícil de justificar”

La nueva normativa de Hacienda establece una excepción a la obligación de pago sin aplazamiento, y es el caso de que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no hayan sido efectivamente pagadas”. Es decir, cuando el empresario o autónomo no haya cobrado el IVA, justificar debidamente que una cosa no se ha cobrado va a ser complicado, sobre todo si es una factura de menos de 1.000 euros, que se puede pagar en efectivo”.

La medida afecta a todo tipo de empresas, también las grandes, y a otro tipo de deudas con la administración, aunque no sean tan relevantes como el IVA. Así, se suprime la excepción que abría la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de las retenciones e ingresos a cuenta.